top of page

¿Qué razones hay para que las niñas y niños participen en las actividades extraescolares organizadas

Suena obvio, y nadie duda de los beneficios para la salud que tienen las actividades deportivas para la población adulta. Pero no por ser conocidos deben pasarse por alto. Beneficios físicos (aumento de energía, fortalecimiento de los huesos, ...), psicológicos (control de los niveles de estrés, …) , y de salud (control de peso, evitar enfermedades cardiacas…) a quien las practican, siempre que se realicen de forma correcta y en medios controlados.


Y si para la población adulta los beneficios son incalculables, que decir, para las niñas y niños que están en pleno desarrollo físico, mental y formativo. Si a eso le sumamos que las actividades extraescolares se realizan y programan dentro del centro escolar contarán con la filosofía y valores propios del centro educativo, escogido para nuestras hijas e hijos, dotándoles de un de mayor valor y concordancia entre el curriculum escolar y extraescolar. Concordancia reflejada en valores de integración, compañerismo, igualdad, deportividad, modelo lingüístico o impulso de actividades minoritarias.


Hay que tener en cuenta que este tipo de actividades extracurriculares, y más aún las practicadas dentro del centro escolar de cada participante, se realizan junto a otros y otras compañeras de clase o del mismo colegio, dándose las circunstancias apropiadas donde interactuar con sus amigas y amigos; desarrollando, estableciendo y fortaleciendo habilidades sociales. Sin olvidar que tanto las actividades monodeportivas, como multideportivas fomentan el trabajo en equipo, autoconfianza, liderazgo y comprensión de las normas.


Es importante que los y las futuras deportistas tengan un amplio bagaje motriz proporcionado por experiencias varias. Para ello las actividades multideportivas ofrecen numerosas oportunidades a las niñas y niños donde puedan explorar diferentes disciplinas, cada una con su propia complejidad y características, donde cada uno encuentre su lugar dentro del amplio abanico deportivo. El principal objetivo de este tipo de actividades multidisciplinares es ofrecer al participante diferentes actividades donde puedan llegar a descubrir y experimentar nuevas habilidades que en muchos casos desconocen que tienen. Y así, evitar ser presas de la decisión de una mayoría social dentro de su grupo de amigos y amigas, donde por un lado o por otro, puede que cada participante no se sienta del todo cómodo en una actividad, pudiendo llegar a favorecer un abandono temprano de la práctica deportiva saludable.


Por otro lado, como indican numerosos estudios existe una estrecha relación entre la participación en actividades deportivas de forma regular y la consecución de mejores resultados académicos por parte del alumnado que toma parte en ellas. Es en esta práctica donde los participantes tienen una oportunidad de modificar su perspectiva, ofreciéndoles un descanso psicológico de las rutinas de la vida cotidiana. Ese cambio de enfoque a lo largo del día, les dará la oportunidad de “recargar las pilas” ante las cargas lectivas, consiguiendo un descanso para sus mentes, sobre todo en época de exámenes, donde las preocupaciones y la presión es más notable.


Según va avanzando la exigencia en las actividades, incluso pudiendo llegar a la práctica monodeportiva, cada deportista irá asumiendo diferentes roles dentro de su propio equipo. Cada estudiante tendrá la oportunidad de asumir diferentes roles, responsabilidades, asumiendo en algunos casos un papel de liderazgo dentro del grupo, disponiendo de espacios donde aprender a comunicarse con sus compañeros y compañeras. Todo ello hará que los y las deportistas desarrollan diferentes habilidades que les serán de gran utilidad en su futuro.


Además, trabajar a través de los éxitos y fracasos inevitables que vienen con la práctica deportiva harán que mejore esa sensación de ‘unión’, brindando una sensación de apoyo social y proporcionando a los estudiantes la confianza para lograr lo que quieran en sus carreras educativas.


En definitiva, la realización de cualquier tipo de actividad física por parte de los y las estudiantes a lo largo de su etapa escolar viene acompañada de beneficios físicos y psicológicos, pero si a ello le sumamos que las actividades se realizan en el colegio, un entorno conocido, con compañeros y compañeras harán que las actividades sean más atrayentes para el alumnado participante, retrasando en mayor medida el abandono prematuro de la práctica deportiva, y envolviendo las actividades dentro de una filosofía, valores acordes a la propia entidad organizadora.



Iñaki del Río - Coordinador de deporte escolar

6 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page